Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia

El 11 de febrero de 2022, el Primer Ciclo de Educación Primaria ha participado, dentro de las instalaciones del colegio Sagrado Corazón de Jesús, en un BREAKOUT educativo con motivo del día internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia. Se trata de un juego de gamificación en el que los alumnos y alumnas afrontaron unas misiones y retos planteados, a través de los cuales se van adquiriendo habilidades, realizando acciones y desarrollando capacidades inherentes al objetivo final del juego.

La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas es lo que nos lleva a los docentes a inculcar y persistir en el logro del acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para alcanzar la igualdad de género, pero ¿de qué manera lo hemos llevado a la práctica con nuestro alumnado? Las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación), han sido la base de todo este proceso, causando una mayor motivación del alumnado.

En primer lugar, los alumnos y alumnas recibieron un vídeo visualizado en la PDI (Pizarra Digital Interactiva) y una carta de una compañera virtual llamada “Carmen”. Ella era una detective que necesitaba ayuda para encontrar quién había robado la información sobre las mujeres científicas de nuestra historia, pues sin esta información, no se sabría nada de su existencia en el futuro.

Las misiones que iban superando los alumnos y alumnas en grupos cooperativos, les llevaron a conocer algunas de las mujeres científicas más importantes de la historia junto a sus descubrimientos y grandes aportaciones a la ciencia. Hablamos de Tu YouYou, Irène Joliot- Curie, Rosa Menéndez y Rachel Carson.

Y ahora llegó lo que tanto esperaban. Al pasar cada reto, los grupos de forma individual, recibieron dos piezas fundamentales: la primera era una pista que describía ciertos rasgos específicos para averiguar quién era el maestro o maestra que tenía la caja oculta con la foto de la persona culpable; y la segunda, un número para completar el código oculto que abriría el candado de dicha caja. Si los grupos no llegaban a un consenso o conseguían alguna de estas piezas, no podrían pasar a la siguiente misión.

Llenos de ilusión, consiguieron los códigos, y con la recopilación de las pistas aportadas, lograron descubrir quién escondía la caja y quién era la presunta culpable del delito ¡era una seño! Finalmente, “Carmen”, la detective, volvió a enviar un vídeo virtual, agradeciendo la gran ayuda de todos y todas para resolver este importante caso. Además, aportó unos carnets de investigadores como obsequio.

Sin duda alguna, siempre nos quedará motivación por aprender jugando y haciendo“Learning by doing”.